Mi historia es mi porqué

Si estoy aquí, presentándome como escritor, es por mi historia de vida.

Mis padres me educaron en el gusto por la lectura y los libros siempre formaron parte de mi vida.

Pero lo de ser escritor llegó más tarde.

De hecho, estudié arquitectura y esta fue mi profesión durante muchos años. Profesión que ejercí con entusiasmo y responsabilidad.

Vivía en Londres, tenía dinero, una familia maravillosa… una vida perfecta en la foto.

Interiormente, en cambio, estaba librando una batalla tan dura conmigo mismo que caí en la adicción al juego, al alcohol y a la cocaína.

Esta última, fue la más peligrosa y destructiva de todas. Inicié una caída libre que se llevó por delante todo lo que había construido. Solo, aterrado y totalmente perdido, estuve a punto de perder la vida en más de una ocasión.

Tuve suerte. Acabé, casi de manera circunstancial, en un centro de rehabilitación. Allí me ayudaron a salir del pozo en el que me había metido. Fue duro. Durísimo. Una vuelta a nacer.

Dos motivos por los que luchar. El amor a mi vida y el amor a mis dos hijos.

Después de la rehabilitación vino un duro proceso de reconstrucción personal y adaptación a la sociedad. Y es ahí cuando descubro el poder de la escritura como herramienta de transformación personal.

Se despide el adicto. Nace el escritor.

A través de mis historias y sus protagonistas profundizo en lo que más me interesa, el estudio de la condición humana.

El propósito con mis novelas es ser inspiración para aquellos que quieran sentir y conectar con la vida. Derruir barreras, plantear preguntas, hablar de manera plana y directa.

Hoy por hoy combino mi trabajo de escritor con la colaboración en centros de rehabilitación. Acudo regularmente a reuniones de Alcohólicos, Narcóticos y Jugadores Anónimos.

Estoy limpio de drogas y alcohol desde el 10 de julio de 2018. Y mi última apuesta fue el 28 de octubre de ese mismo año.

Me declaro un enamorado de la vida. Y todo está por escribir.

Sígueme también en redes sociales

@navarrodemateo